Las empresas españolas mantienen su inversión en impacto social | Corresponsables.com España

Las empresas españolas mantienen su inversión en impacto social

Corresponsables ha participado en el II Informe del Impacto Social de las Empresas

06-11-2015
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

“La inversión en RSE es algo estable que sigue teniendo impacto social por volumen y dedicación de proyectos”, indicó Francisco Román, presidente de la Fundación Seres, durante la presentación del II Informe del Impacto Social de las Empresas, elaborado en colaboración con Deloitte.


En 2014 las empresas participantes en el estudio realizaron en total más de 5.500 proyectos de actuación social, de los que el 83% se han realizado en alianzas con entidades españolas y el 17% fuera de nuestras fronteras. Destacan la inversión media para proyectos acometidos en el ámbito del empleo y la integración laboral con una inversión media de 222.600 euros por proyecto. 
De estos proyectos, 6 de cada 10 han sido realizados en el ámbito del bienestar y la cobertura de las necesidades sociales, tres de cada 10 se han orientado a la generación de oportunidades de empleo e integración laboral y 1 de cada 10 han sido acometidos en el ámbito de la formación de empleo.

 

Las iniciativas realizadas han beneficiado a 15,8 millones de personas y a 11,7 millones de manera directa. En total han participado 68 empresas de la Fundación Seres, que suponen el 62% de los miembros, que son las que han colaborado voluntariamente en el Informe, entre ellas, Corresponsables.

 

Entre otras datos a destacar, 6 de cada 10 empresas cuentan con programas de Infancia y Juventud y Discapacidad; 7 de cada 10 han contribuido a integrar laboralmente a colectivos desfavorecidos, lo que ha permitido que 38.239 personas encontraran un empleo, 13.276 en las propias empresas que han participado en el estudio.

 

En el primer Informe del Impacto Social, presentado en 2014 con datos de 2013, la inversión ascendió a 457 millones de euros. En el segundo informe la inversión ha descendido levemente a lo largo de 2014 a los 438 millones de euros en actividades de RSE. “Lo importante es que las empresas se siguen preocupando por mejorar la realidad social del país”, dijo Román. Además, hay que destacar que la capacidad de atracción de agentes para el desarrollo de proyectos de RSE se complementa con la captación de inversión ajena para financiar estas actividades. Así, por cada euro invertido en RSE de las propias empresas se ha logrado captar un 1% de inversión adicional aportada por otros agentes como administraciones públicas o entidades colaboradoras.

 

 

DEMANDA SOCIAL
El informe pone de manifiesto el impacto de este tipo de proyectos en las organizaciones. En este sentido, un total de 110.000 empleados de las empresas analizadas participan activamente en proyectos de RSE y un 77% de las empresas promueven acciones de voluntariado corporativo. El análisis muestra cómo cada vez es mayor el compromiso de las corporaciones con este tipo de programas: 8 de cada 10 empresas ofrecen internamente programas de voluntariado corporativo.

 

Sobre estos datos, Fernando Ruiz, presidente de Deloitte, destacó que “la RSE genera impacto en la sociedad y que los empleados la demandan al igual que el entorno en el que opera la empresa”. Cabe destacar también que el 56% de las empresas participantes han realizado 320 proyectos de RSE orientados a la sensibilización y comunicación de la RSE, en los que se han invertido 16 millones de euros. Además de involucrarse, tres de cada cuatro organizaciones evalúan y comunican su contribución a la sociedad mediante memorias de RSE.

 

 

EFECTO MOVILIZADOR
El presidente de la Fundación Seres destacó “el efecto movilizador que ejercen las empresas que apuestan por la RSE sobre otras que no la tienen tan integrada en su gestión”. Román consideró que “el concepto de valor compartido ha crecido en estos últimos años y seguirá creciendo, siempre que a la colaboración monetaria se le una el conocimiento que las empresas pueden transmitir a sus grupos de interés”. 
“Las empresas avanzan porque hay demanda social de transparencia”, concluyó Román.