Ser saludable, una tendencia en alza | Corresponsables.com España

Ser saludable, una tendencia en alza

31-08-2017
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

Rendimiento, competitividad, talento…, eso es lo que tradicionalmente las empresas han esperado de sus empleados. Pero hay un factor inherente a estas cualidades que hasta ahora pocas organizaciones habían tenido en cuenta desde una óptica de gestión responsable y estratégica. Se trata de la salud. Algo que a todos preocupa pero que está relegada al ámbito doméstico.

En este contexto y sin perder de vista el ODS 3 sobre salud y bienestar, la 100 Jornada Corresponsables celebrada en Barcelona contó con un taller sobre salud promovido por Nestlé y en el que se puso de manifiesto cómo la gestión de la salud se ha convertido en un imperativo para todas aquellas organizaciones que quieran ser rentables, competitivas y atraer y retener el mejor talento.

La alimentación es un pilar básico de la salud y nadie mejor que Nestlé para exponer la necesidad de que la salud dé un salto del hogar a la empresa. Ana Aragón, responsable de Nutrición de Nestlé, explicó la importancia que la compañía otorga a la promoción de hábitos nutricionales saludables, algo que les ha llevado a “adquirir 10 compromisos nutricionales que forman parte de nuestra estrategia de creación de valor compartido”.

La depresión y la obesidad son dos de las principales enfermedades a las que se enfrenta nuestra sociedad. Mientras que trastornos mentales como la depresión son la segunda causa de baja por incapacidad temporal, España es el segundo país de Europa con más personas con sobrepeso, según datos de un estudio del Imperial College de Londres y la Organización Mundial de la Salud. La obesidad es una tendencia en alza en nuestro país. Así se desprende de las palabras de José Manuel Ávila, vicepresidente de la Fundación Española de la Nutrición, quien apuntó que “la prevalencia de obesidad en los niños está sobre el 30% y en adultos, sobre el 50%”.

Para poner freno a esta enfermedad hay que enseñar a los ciudadanos a llevar una dieta variada, sociable y sostenible. Y aquí es donde entran en juego las organizaciones, más allá de promover hábitos saludables a través de la publicidad, Rafael Casas, psiquiatra y consultor en salud, Rafael Casas, aboga por cambiar comportamientos y encontrar motivaciones. En este sentido hay que destacar el papel de las empresas como impulsoras de buenos hábitos nutricionales.

Respecto a la depresión, ésta es una de las primeras causas de pérdida de productividad, absentismo laboral o incremento de accidentes laborales. Además, es una enfermedad muy estigmatizada por la sociedad, lo que en ocasiones, hace más difícil su diagnóstico. En este sentido, una detección temprana de la depresión puede ser el primer paso a la recuperación. Y el entorno laboral es idóneo para percibir la sintomatología clave de esta enfermedad. ¿Por qué? Pues porque es en la empresa donde más cantidad de horas pasamos y, por lo tanto, más difícil es ocultar los síntomas de la depresión. Consciente de esta realidad, Sanitas ha puesto en marcha Sanitas Smile, un programa de promoción de la salud en el entorno laboral con el que la aseguradora ha conseguido aumentar la productividad, reducir el absentismo laboral y facilitar la adquisición de hábitos de vida saludable entre sus trabajadores. 

Gestionar la salud de los empleados

Una empresa promotora de hábitos saludables es una empresa con trabajadores sanos, felices. Todo ello repercute en la calidad de vida de los empleados pero también en su rendimiento. Sin embargo, según datos de la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (Amat), el absentismo laboral aumentó un 15% en España en 2016 y tuvo un coste para España del 6% del PIB.  

A juicio de Mónica Seara, fundadora de Humanas Salud Organizacional, estos datos ponen de manifiesto que “no estamos gestionando bien nuestras empresas ni nuestra salud”. Para revertir esta situación desde el sector empresarial, Seara propone que “la dirección se comprometa, que apueste por el bienestar de los trabajadores y por la rentabilidad de los valores a la hora de hacer negocios. Una vez dado este paso, sumado a la participación de los empleados, el cambio hacia una cultura saludable y más humana es posible”, tal y como explicó en la jornada Healthy Humans celebrada el pasado mes de diciembre. 

 

Diseñando planes de salud sostenible

Ser una empresa saludable requiere que la organización lleve a cabo una serie de cambios y adopte nuevas políticas y prácticas saludables que, a largo plazo, se traducirán en grandes beneficios. Pero, ¿por dónde empezar? Para Bernardo García, consultor internacional, “la primera acción que cualquier empresa puede hacer es cumplir con los requerimientos internacionales y locales que garanticen la salud, la seguridad y el bienestar de personas empleadas y clientes”. Un paso más allá sería la implementación de planes de salud sostenible, situando así a la salud como una línea más en el plan estratégico de la compañía.

En el caso de Sanitas, por ejemplo, su programa Sanitas Smile incluye asesoramiento psicológico, pero también talleres de psicología positiva, de gestión del estrés o de relajación. También Unilever apuesta por los talleres para promover la salud de su plantilla. La compañía cuenta en España con el programa ‘Actívate por tu corazón’, a través del que organiza talleres para reducir el sobrepeso, el tabaquismo o la hipertensión. Todo ello ha llevado a la compañía a reducir un 30% el colesterol de sus empleados en España en un año.