“Esta no es solo la realidad de un día, sino el día a día de todo un colectivo vulnerable” | Corresponsables.com España

“Esta no es solo la realidad de un día, sino el día a día de todo un colectivo vulnerable”

20-06-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker



La crisis mundial de refugiados es ya una de las mayores crisis de nuestro tiempo. Europa se enfrenta al mayor éxodo de la historia reciente de la humanidad, con más de 60 millones de personas desplazadas de sus hogares o refugiadas en otros países y el 50% de ellos son niños y niñas. En 2016, España recibió más de 15.000 solicitudes de asilo, y en 2017, se han registrado más de 30.000.

Desde IKEA en España asumimos en 2015 el compromiso de ser parte activa en la acogida a las personas refugiadas y sus familias en nuestro país, dispuestos a construir con ellos sus nuevas vidas, junto con ACNUR, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Accem y el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social como aliados. Este compromiso es, en realidad, una responsabilidad global, enmarcada dentro de la estrategia de diversidad e inclusión del Grupo IKEA y materializada en su política de Igualdad y Derechos Humanos.

A lo largo de este tiempo, hemos trabajado en identificar las vías de apoyo a este colectivo, que se materializaron en tres líneas de actuación dentro de nuestro programa “El Poder de la Infancia con los Refugiados”: la de ayudarles a “VIVIR”, a través del acondicionamiento a nivel nacional de viviendas a las que puedan llamar “hogar”; la de ayudarles a “JUGAR”, con la creación de espacios de ocio infantiles en todo el país y en los Centros de Acogida al Refugiado (CAR) en Alcobendas, Sevilla, Valencia y Vallecas; y la de ayudarles a “CRECER”, a través de un programa de empleabilidad desarrollado ya en nuestras tiendas de Murcia y Vallecas (Madrid), y que se presenta precisamente en este momento, también en A Coruña.

El objetivo: mejorar su capacidad de inclusión en el mercado laboral y su integración laboral y cultural en nuestro país. El programa ofrece a estas personas refugiadas una experiencia formativa en la tienda, les facilita recursos y herramientas de mejora ocupacional en el sector de la distribución y les motiva sobre sus capacidades y habilidades para facilitar su inserción presente y futura en el mercado laboral. Además, permite a los trabajadores y trabajadoras de IKEA convivir y desarrollarse en un entorno de trabajo diverso, plural y responsable. Nos aportamos y enriquecemos mutuamente y entre todos, construimos una nueva realidad, un mejor a día a día para ellos y también para sus familias. 

“El Poder de la Infancia con los Refugiados” nos ha brindado la oportunidad de crear, a lo largo de los últimos 3 años, más de 30 viviendas y espacios de ocio en todo el territorio nacional, que no hubieran sido posible sin la implicación de más de 500 empleados y empleadas IKEA y sus más de 3.500 horas de voluntariado. También dentro de la fase “CRECER” hemos obtenido resultados que nos enorgullecen: el 81% de los participantes tuvo una entrevista de trabajo tras su paso por IKEA y el 63% ha encontrado empleo. Pero si hay una cifra que nos conmueve especialmente y sobre todo, nos anima a seguir, esa es los 1.600 refugiados y refugiadas que se han visto beneficiados con nuestras acciones. 1.600 vidas que han visto mejorar ese día a día; 1.600 esperanzas que esperamos haber alimentado; 1.600 nuevos presentes y futuros.   

Decía el fundador de IKEA, Ingvar Kamprad, que “la palabra imposible ha sido y debe seguir borrada de nuestro diccionario”. Reconozco que es extraordinario poder aportar nuestro granito de arena a mejorar la vida de estas personas en nuestro lugar de trabajo, pero lo realmente increíble es descubrir lo que nos aporta, personal y profesionalmente, convivir y desarrollarnos en un entorno de trabajo diverso, plural y responsable, donde intentamos hacer posible lo que parece imposible.

*Este artículo forma parte del Dosier Digital Día Mundial del Refugiado 2018.