"La RSE debe adaptarse a las necesidades sociales y demandas de los grupos de influencia" | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Gobernanza,  Prácticas Laborales
Grupos de interés:
 Grandes empresas,  PYMES,  Tercer sector
Sectores:
 Recursos Humanos

"La RSE debe adaptarse a las necesidades sociales y demandas de los grupos de influencia"

Juan José Laguna, director general de Grupo Integra CEE (Centro Especial de Empleo), nos habla sobre la evolución de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y la de su organización. 

08-06-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

¿Cómo has visto la evolución de la RSE estos últimos 5 años? ¿Y la de tu organización?

En los últimos años, ha salido a la luz el debate sobre el impacto que la actividad empresarial tiene sobre la sociedad. La globalización, lejos de permitir un desarrollo equitativo, incrementó las desigualdades, dejando de lado el cumplimiento de compromisos por parte de las empresas que garantizaran un desarrollo económico, social y medioambiental sostenible.

sta situación ha llevado a los poderes públicos a implementar medidas que tienen como objetivo alcanzar un cambio de tendencia. Políticas como la Estrategia Española de RSE (2014-2020), iniciativas legislativas como la Ley de Igualdad o la Ley 2/2012 de Economía Sostenible, o la creación del Consejo Estatal de la Responsabilidad Social de las Empresas (CERSE), son una muestra de ello.

De forma paralela, algunas empresas, conscientes del impacto de su actividad sobre sus clientes, plantilla, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general, han empezado a tener en cuenta la responsabilidad social, y la necesidad latente de incorporar en su estrategia de negocio preocupaciones sociales, éticas y de buen gobierno.

Sin embargo, todavía queda mucho por hacer. La RSE es todavía incipiente, en la mayoría de los casos iniciada en grandes corporaciones y poco o nada desarrollada en pequeñas y medianas empresas. Además, no debemos confundir RSE con el mero cumplimiento de la ley que, muchas veces, ni siquiera se efectúa. RSE implica voluntariedad. En el caso de la diversidad funcional, no es suficiente con la inclusión laboral del 2% de la plantilla, como establece la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y de Inclusión Social, sino que es necesario introducir un cambio de paradigma que reconozca el talento de las personas y centre la atención en sus capacidades.

¿Cuáles son las principales líneas de RSE de Grupo Integra CEE?

En el Grupo Integra CEE tenemos como principal objetivo la inclusión sociolaboral de personas con diversidad funcional. Actualmente, somos más de 3.000 personas los que formamos parte del Grupo, y más del 87% tenemos diversidad funcional. Somos una compañía que apoya a sus trabajadoras y trabajadores, por eso desarrollamos planes de atención individualizados, a través de los cuales buscamos el bienestar personal, social y laboral de las personas contratadas.

También apostamos por la promoción laboral y valoramos el desarrollo profesional de nuestra plantilla a través de la formación y las evaluaciones anuales por competencias. Luchamos contra el acoso laboral, sexual o por razón de género mediante unos protocolos establecidos que seguimos de manera rigurosa. A su vez, defendemos la igualdad efectiva entre hombres y mujeres a través de un plan de igualdad, y trabajamos para establecer un modelo de gestión familiarmente responsable que ya hemos puesto en marcha en alguno de nuestros centros de trabajo (Certificado EFR 1000-1).  
 
¿Hacia dónde se encaminan los retos globales de la RSE? ¿Y los de tu organización?

El principal reto al que se enfrenta la RSE es que llegue a ser entendida como una oportunidad única para las empresas y que tiene que formar parte del ADN de la misma. No estamos hablando de filantropía, sino de una estrategia que favorece el desarrollo empresarial de una forma sostenible y responsable.

Las empresas socialmente responsables agregan valor y credibilidad a la actividad que lleve a cabo la empresa, atraen y retienen el talento, fidelizan al cliente y hacen a la empresa más sostenible. Esta forma de entender la RSE debe ser compartida tanto por las empresas y como por las Administraciones Públicas, éstas últimas poniendo en marcha iniciativas que incentiven la creación de políticas sostenibles dentro de las compañías, no solamente de grandes corporaciones sino que fomenten el cambio en la manera de entender el negocio de cualquier empresa sin importar su tamaño.

En el Grupo Integra CEE queremos seguir trabajando en garantizar el bienestar de las personas con diversidad funcional y asegurar la inclusión social y laboral efectiva más allá de los muros de nuestra entidad. Aspiramos a contribuir en la construcción de una sociedad más diversa y sostenible basada en valores como la participación, la equidad y la accesibilidad universal mediante la formación de alianzas con entidades públicas, empresas privadas y tejido asociativo con las que compartir este fin.

¿Cuáles son las claves del éxito de la comunicación de la RSE y cómo las lleváis a la práctica?

La RSE y la comunicación son dos caras de una misma moneda. La RSE basa su éxito en la transparencia y la participación de las partes interesadas por lo que si ésta no es comunicada pierde eficacia. Pero comunicar no implica maquillar ni generar una imagen de marca. Comunicar es hacer llegar a los clientes, plantilla de trabajo, accionistas, comunidades locales y a la sociedad en general, qué medidas llevamos a cabo para crear un modelo de gestión empresarial que garantice un desarrollo económico, social y medioambiental sostenible.

De esta manera, generamos confianza y fomentamos la participación de grupos de interés, al tiempo que inspiramos y contribuimos a que otros actores se sumen con actuaciones encaminadas a conseguir una sociedad más responsable.  Y esa es la clave del éxito en la comunicación de la RSE: transparencia; comunicar de manera clara y accesible haciendo partícipes de nuestras acciones a los grupos de interés y a la sociedad en general para compartir el compromiso y el reconocimiento social.

Un ejemplo es la publicación de una memoria social. Concretamente, en el Grupo Integra CEE recogemos en nuestra memoria social los principales hitos alcanzados en materia de inclusión de personas con diversidad funcional y sobre todas aquellas actuaciones encaminadas a mejorar el bienestar biopsicosocial de nuestra plantilla. Además, utilizamos otros medios a nuestro alcance (web, redes sociales o mediante la participación en foros, ferias o jornadas, actos de sensibilización, etc.) para hacer llegar a la sociedad nuestra razón de ser: la construcción de una sociedad sostenible, diversa y plural que garantice la plena participación de todas las personas.
 
¿Qué tendencias y desafíos de futuro destacarías en materia de comunicación de la RSE?

La RSE es un concepto vivo que debe adaptarse a las demandas de los grupos de influencia y a las necesidades sociales. La rendición de cuentas en materia de sostenibilidad de las empresas es una tendencia en comunicación hacia la que deben dirigirse todas las compañías, con independencia de su tamaño. Este ejercicio no consiste solo en la publicación de memorias anuales.

Debemos acercarnos a las personas, estar pendientes de sus necesidades y acercarles la información, haciéndola accesible. La participación en eventos, jornadas o talleres puede ser una vía. Pero también, implicando a nuestros clientes, accionistas, plantilla y sociedad en general en nuestras decisiones y actuaciones.

Todos jugamos un papel fundamental como agentes de trasformación social. Para ello es importante que las compañías entiendan que la RSE no es una moda pasajera, sino que implica un cambio de paradigma hacia el que tenemos que dirigirnos dedicando tiempo y recursos para el desarrollo de estrategias de gestión empresarial sostenibles. Las empresas tenemos la oportunidad de implementar compromisos que contribuyan a generar valor no sólo empresarial sino social, contribuyendo a construir una sociedad diversa, equitativa y sostenible.
 

*Contenido publicado originalmente en la Revista Corresponsables 50
 

Comentarios