La educación emprendedora en el desarrollo de habilidades para el éxito personal y profesional | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Derechos Humanos
Grupos de interés:
 Tercer sector
Sectores:
 Entidades No Lucrativas

La educación emprendedora en el desarrollo de habilidades para el éxito personal y profesional

04-05-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

La Fundación Junior Achievement ha presentado un Estudio de Impacto elaborado por Ildefonso Méndez, profesor de la Universidad de Murcia, que revela importantes datos sobre la eficacia los programas que imparte la citada organización.

El estudio revela una mejora de hasta el 20% en el rendimiento académico y una reducción del 30% en las ausencias injustificadas a clase (primer indicador del abandono escolar y de un futuro absentismo laboral). Pero  más llamativo aún es el dato referido a las denominadas Habilidades No Cognitivas (NHC), también conocidas como “habilidades blandas”, que mejoran entre un 23% y un 62%, dependiendo del programa evaluado.

Las HNC, independientes de la capacidad intelectual, son un determinante fundamental de los resultados educativos, laborales y de salud y, por tanto, del bienestar alcanzado en la etapa adulta de la vida. Estas habilidades se vinculan con valores y cualidades relacionadas con el éxito personal y profesional, como el esfuerzo, la perseverancia, la resiliencia, el aplazamiento de recompensas, la responsabilidad, el trabajo en equipo o el capital cívico.

El informe demuestra que la eficacia de los programas de Junior Achievement es mayor cuanto menor es la edad de los alumnos. Según Ildefonso Méndez, las HNC, “que ahora no se trabajan en el colegio, se pueden y se deberían enseñar desde edades muy tempranas, ya que está demostrado su importante impacto positivo en los cimientos del desarrollo cognitivo, emocional y social de las personas”.

“Estas habilidades –explica Méndez-, son moldeables a lo largo de la vida de una persona y además existe un efecto acumulativo demostrado, de manera que los estudiantes que han sido impactados por un programa de estas características, mejoran notablemente su capital cívico y habilidades que, adquiridas de forma temprana y sostenida en el tiempo, perduran un cuarto de siglo después”. Eso supone “cimentar el futuro de personas más cerca del éxito personal y profesional, en definitiva, personas más felices”, afirma Ildefonso Méndez.

El informe subraya también que el impacto es mayor en estudiantes que provienen de entornos socioeconómicos menos favorecidos y en alumnos con peor rendimiento, demostrando así que la educación emprendedora es una eficaz herramienta para luchar contra la desigualdad social y corregir futuras brechas salariales y de género en el ámbito laboral.

El estudio recién publicado mide y evalúa el alcance de 10 de los programas que imparte JAES en centros educativos públicos, privados y concertados de todas las Comunidades Autónomas y abarcando todos los ciclos educativos, lo que supone alcanzar a estudiantes con edades comprendidas entre los 7 y los 25 años.