Por los derechos de cada una de las 3.650 millones de mujeres en el mundo | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Derechos Humanos,  Gobernanza,  Participación Activa y Desarrollo de la Comunidad

Por los derechos de cada una de las 3.650 millones de mujeres en el mundo

Según los datos más recientes (2017) de Naciones Unidas, en el mundo hay actualmente unos 7.350 millones de personas. El 49,6% son mujeres. Ellos superan en cuantía al sexo femenino, pero nunca ha de ser en materia de derechos, obligaciones y oportunidades.

08-03-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

Hoy, 8 de marzo, las mujeres del mundo alzamos la voz contra las injusticias que recaen sobre nosotras por una cuestión de sexo. Alzamos la voz por las víctimas de violencia de género y de la trata de personas, por el matrimonio infantil, por la mutilación genital, por las que alguna vez han sentido miedo al regresar de noche a casa. Por las mujeres a las que no dejaron ir a la universidad, por las que sí fueron y cobran menos que su compañero varón teniendo el mismo cargo, por las que se enfrentan al techo de cristal, por las que ven imposible conciliar y se ven obligadas a elegir entre su familia y su trabajo, por las que retrasan su maternidad u ocultan estar embarazadas por miedo a ser despedidas.

Por las que han sufrido o sufren acoso y abusos, por las que se han sentido violentadas por un comentario machista, por las que trabajan en ‘profesiones masculinizadas’ y reciben miradas despectivas, por aquellas mujeres de la historia que han luchado por el voto femenino y que han dedicado su vida a conseguir la igualdad de derechos en comparación con los hombres. También alzamos la voz por las que no pudieron coger las riendas de su vida ni tomar decisiones, ocuparon un segundo lugar en el hogar, y se vieron obligadas a agachar la cabeza y obedecer. Todo eso es lo que implica la ‘guerra feminista’, ni más ni menos que respeto e igualdad de oportunidades.

Fue hace más de 100 años cuando se instauró el 8 de marzo como el Día de la Mujer en algunos países del norte de Europa. Pero lo que comenzó siendo un homenaje a la mujer trabajadora, se convirtió en 1975 con el apoyo de la ONU en el Día Internacional de la Mujer, una fecha reivindicativa a nivel mundial de los derechos femeninos y la paz internacional. Son 177 países los que han manifestado secundarla. De hecho, este movimiento ha tomado forma de marchas y protestas mundiales, como las campañas #MeToo y #TimesUp en Estados Unidos.

Por su parte, ONU Mujeres hace un llamamiento a la reflexión sobre los progresos alcanzados, a manifestarse a favor del cambio y para rendir homenaje a las mujeres ordinarias y extraordinarias que han cambiado el mundo a través de sus palabras y acciones. ‘Ahora es el momento’, reza su lema.

Este año la reivindicación va más allá de las cuestiones tradicionales y quiere invitar a la reflexión sobre cómo sería el mundo sin las mujeres. ¿Cómo sería si no trabajaran?, ¿y si no consumieran?, ¿y si no cuidaran de los demás?. Este 8 de marzo está inspirado en la histórica huelga realizada en 1975 en Islandia, cuando las feministas de Redstockings bautizaron la fecha como el ‘Day off’ (Día Libre) y consiguieron paralizar el país. Su mensaje caló a escala global: sin las mujeres, no era posible una sociedad democrática.

Los españoles son conscientes de la desigualdad

Por primera vez en España, la huelga laboral feminista es de carácter oficial, puesto que los sindicatos le han dado luz verde. La Comisión 8 de Marzo (que engloba más de 3.000 organizaciones de todo el territorio nacional) está al frente de la convocatoria, la cual también ha sido apoyada por muchos colectivos (#LasPeriodistasParamos, por ejemplo, una iniciativa firmada por más de 7.700 profesionales), empresas, y algunos partidos políticos. La Comisión 8M ha elaborado un manifiesto, y un detallado argumentario que engloba un total de 53 reivindicaciones, divididas en cuatro grandes áreas: economía, cuerpos, fronteras y violencias.

El 82% de la opinión pública española, independientemente de su ideología política, considera que la brecha salarial entre hombres y mujeres -desempeñando el mismo trabajo- es una realidad. Así lo refleja una encuesta de Sigma-Dos, que además apunta que la variable de género influye poco en la respuesta: el "sí" lo da el 79% de los hombres y el 84% de las mujeres. Tan solo 1 de cada 10 personas (el 15%) piensa que no existe desigualdad en los salarios. La encuesta también profundiza en la idea que tiene la gente sobre si existe igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres para desarrollar su carrera profesional. En este punto un 70% afirma que "no" (77% mujeres y un 63% hombres, casi 14 puntos porcentuales de diferencia).
 
El pasado Día por la Igualdad Salarial (22 de febrero), UGT presentaba el informe 'Igualdad salarial, un objetivo pendiente', en el que se exponía que mientras la brecha salarial entre hombres y mujeres se reducía en gran parte de los países europeos, España se queda a la cola, apuntándola en un 24%, la más alta de los últimos seis años. Para cobrar lo mismo que un hombre, las mujeres tendrían que trabajar 88 días más al año.
 
Según afirma UGT, ese porcentaje se traduce en que más de 7 millones de mujeres en nuestro país cobran casi 6.000 euros menos de media al año que los hombres y que las empresas se ahorran un total de 42.000 millones de euros anuales. Además, se traduce en menores cotizaciones a la Seguridad Social y en más desigualdades y pobreza en general, ya que la brecha de género, tal y como indica el sindicato, "acaba repercutiendo a toda la sociedad y a la propia economía del país".
 

Mujeres directivas

A niveles generales europeos, el número de mujeres en puestos directivos también es inferior al de hombres, a pesar de que en el conjunto europeo hay más mujeres con estudios superiores (33% frente al 29%). En España, en este sentido, es la FEDEPE (Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias) la organización que trabaja con el objetivo de conseguir un entorno profesional y empresarial adecuado y digno para las mujeres. No obstante, continúan trabajando en el reto de que “las empresas interioricen los criterios de igualdad de género y diversidad en todos los escalones del organigrama hasta alcanzar una equidad natural en alta dirección”. Solamente hay dos mujeres en la alta dirección de las empresas del IBEX 35, por lo que queda reflejado que todavía queda mucho por avanzar. Asimismo, la conciliación es otro de los temas a tratar.

El estudio ‘Presencia de las mujeres en la empresa española’ realizado por INFORMA indica que el 26% de las empresas españolas cuenta con al menos un 40% de representación femenina en sus consejos de administración. Este porcentaje de sociedades que cumplen lo establecido por la Ley de Igualdad no varía en los últimos seis años. Asimismo, hay un 9% de compañías españolas que no cuenta con ninguna mujer en la alta dirección. 

Aunque los porcentajes de cumplimiento varían según la categoría de empresas y las comunidades, únicamente en cuatro se supera la media nacional de presencia del 40% de mujeres en los consejos, independientemente de si se trata de empresas obligadas por el art. 75, de más de 250 empleados o del resto: Asturias, Baleares, Navarra y Madrid. En el lado opuesto, Andalucía, Castilla y León, Murcia y el País Vasco, que se sitúan en todos los casos por debajo de la media nacional.

 

La Unión Europea contra el machismo

Con Motivo del Día Internacional de la Mujer, la Comisión Europea ha emitido un comunicado en el que señala que la igualdad entre mujeres y hombres es uno de los principios fundamentales de la Unión Europea consagrados en sus Tratados internacionales.“Nuestra Unión es pionera en la lucha contra la discriminación por razón de género y podemos estar orgullosos de los progresos realizados: Europa es uno de los lugares del mundo más seguros y de mayor igualdad para las mujeres”, señala, al mismo tiempo que indica que “aún queda mucho camino hacia la plena igualdad en la práctica. Las mujeres y las niñas siguen sufriendo acoso, abusos y violencia. Y, con demasiada frecuencia, las mujeres siguen sin poder romper el techo de cristal, reciben salarios más bajos y tienen menos oportunidades desarrollo profesional y empresarial”.

Es por ello que la institución ha presentado una nueva legislación para mejorar el equilibrio entre la vida profesional y la personal para los progenitores y cuidadores que trabajan, así como un plan de acción para cerrar la brecha salarial entre hombres y mujeres. Como ejemplo de buena práctica, cabe destacar que en febrero de 2018, la proporción de mujeres en cargos de responsabilidad en la Comisión Europea llegó al 36%, frente al 11% registrado en 2014.  Asimismo, el presidente Juncker se ha comprometido a alcanzar el 40% en 2019, al fin de su mandato.
 

Proyectos colaborativos europeos

Con vistas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el programa ‘Mujeres, Paz y Seguridad’ es una muestra de ese compromiso de la Unión Europea con la mujer. También las Jornadas Europeas del Desarrollo de 2018, que se centrarán en el papel fundamental de las mujeres y las niñas en el desarrollo sostenible, su participación equitativa y su liderazgo en todas las clases sociales; o la iniciativa ‘Invitación a la acción para la protección contra la violencia de género’, que agrupa a más de 60 países y organizaciones en el esfuerzo por garantizar que se haga frente a la violencia de género en las crisis humanitarias.

Mediante la Iniciativa Spotlight, la UE ayuda a mujeres y niñas en todo el mundo que están en situación de tránsito o desplazadas, que son víctimas de violencia, o que están excluidas del sistema educativo y del acceso igualitario a la salud y los servicios de planificación familiar, al mercado laboral y a la vida política en general. De hecho, se estima que más de 15 millones de niñas en edad de asistir a la escuela primaria no están escolarizadas.

“La igualdad de género no es sólo una cuestión de equidad y justicia en Europa, es también una necesidad para alcanzar de forma sostenible la paz, la seguridad, el desarrollo, la prosperidad económica y el crecimiento en todo el mundo. Invertir en el potencial de las mujeres y las niñas es invertir en el conjunto de la sociedad y es responsabilidad de los hombres y los niños en la misma medida que de las mujeres y las niñas”, concluye la institución.
 

Comentarios