El 52% de los currículos de mayores de 55 años se descartan automáticamente | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Prácticas Laborales
Grupos de interés:
 Tercer sector
Sectores:
 Entidades No Lucrativas

El 52% de los currículos de mayores de 55 años se descartan automáticamente

7 de cada 10 desempleados mayores de 55 años es parado de larga duración

13-06-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

Por décimo año consecutivo, la Fundación Adecco presenta el informe #TuEdadEsUnTesoro que, en esta ocasión, se ha centrado en los desempleados mayores de 55 años, por encontrar estos grandes obstáculos para acceder a un empleo.

A pesar de que la tendencia es a evaluar a los candidatos según criterios cualitativos, tal y como pone de manifiesto por ejemplo la promoción del currículum ciego, un 26% de las ofertas de trabajo sigue incluyendo el factor edad, según un reciente informe de Adecco e Infoempleo. En este sentido, según el citado informe, los mayores de 45 años siguen siendo los más perjudicados en el reparto de ofertas de empleo. De hecho, a nivel nacional, sólo un 2,3% de las ofertas se dirige a estos profesionales, porcentaje que, en el caso de los mayores de 55 años, descendería aún más. Además, más de la mitad de los reclutadores (52%), admite descartar los currículos de los profesionales mayores de 55 años.

Francisco Mesonero considera “alarmante que siga incluyéndose el factor edad en las ofertas de trabajo, no sólo por la discriminación que conlleva, sino por una cuestión de competitividad. En ningún caso la edad garantiza la adecuación del candidato al puesto de trabajo y, además, desechar a un profesional por tener más de 45 ó 50 años es renunciar a la diversidad de valores que un senior puede aportar, como la experiencia o la madurez”.

Prejuicios sobre los mayores de 55

La mayoría de los prejuicios sobre las personas mayores de 55 años tienen que ver con el desconocimiento o la falta de experiencias previas: un 65% de los reclutadores opina que el profesional senior no encajará porque la mayoría de la plantilla es joven y un compañero mayor de 55 años puede “desentonar” en los equipos.

En segundo lugar, un 18% presupone que el profesional mayor exigirá un salario más elevado, debido a su experiencia, y que tendrá menos flexibilidad de horario, debido a las responsabilidades familiares, con lo que ni tan siquiera le tiene en cuenta en el proceso de selección. Por último, un 17% cree que los profesionales senior tienen competencias obsoletas, particularmente en el plano digital, y ello les conduce directamente al descarte.

Estos prejuicios se reflejan en la contratación: 7 de cada 10 reclutadores no ha seleccionado a un profesional mayor de 55 años, para incorporarlo a un equipo de trabajo, durante el último año. A este respecto, Mesonero comenta que: “es fundamental dar un giro a las políticas activas de empleo, actualizándolas y acercando las necesidades de nuestro mercado laboral a los profesionales de más edad. Todo ello de cara a que tengan posibilidades reales de acceso a un empleo, al mantenimiento del mismo, así como a la promoción profesional”.