José Manuel Velasco: “Se evidencia un deterioro de la confianza y la credibilidad de las instituciones” | Corresponsables.com España

José Manuel Velasco: “Se evidencia un deterioro de la confianza y la credibilidad de las instituciones”

El especialista en Comunicación ha expuesto su visión sobre el papel del dircom dentro de la organización en un contexto global que pasa de complejo a turbulento

13-07-2017

José Manuel Velasco ha sido el encargado de dar respuesta a este planteamiento, por su dilatada experiencia en el campo de la comunicación corporativa y por su actual nombramiento como el primer presidente español y latino del Global Alliance for Public Relations and Communication Management.

“Me preocupa más que se haya aceptado el concepto de la posverdad que la definición misma”, ha espetado Velasco al tiempo que ha definido el término como la prevalencia de las emociones sobre los hechos. Y así, ha pasado a decir que “mentir tiene poco castigo”. De acuerdo a estudios recientes, alrededor del 50% de las personas están dispuestas a escuchar informaciones que no contradigan sus propias opiniones.

Velasco ha alertado que “se evidencia un deterioro de la confianza y la credibilidad de las instituciones políticas, económicas, empresariales, ONG y de los medios de comunicación en varias partes del mundo, incluyendo España”.

La crisis no solo es en las organizaciones sino también afecta a los portavoces. “Los CEO están perdiendo credibilidad y los empleados se han convertido en portavoces con más credibilidad en algunas organizaciones”, expresó Velasco. En este sentido, recomendó no establecer fronteras entre la comunicación interna y la externa, o en todo caso, tener en cuenta que lo que se haga internamente afectará en lo externo.

El entorno

Esta situación de desprestigio de las instituciones se da en un contexto de transformación. A juicio de Velasco “la crisis es la norma”, y un mundo que usualmente es volátil, incierto, complejo y ambiguo, se enfrenta a un panorama turbulento: explosivo, polarizado, irracional y adverso. “Ya no existe la comunicación de crisis porque todos los días se presenta alguna situación que resolver. Las empresas solo están planificando a un año”, señaló Velasco.

El especialista también ha aseverado que “faltan propósitos globales, porque la globalización asusta”. Ante un entorno que parece tan amenazante, la tendencia es que la gente se refugie en sus tribus: “Tenemos cada vez más comportamientos tribales”, sentenció Velasco.

A esto se le suma, los procesos de transformación tecnológica en los que los avances en esta materia han afectado la labor del dircom quien requiere desarrollar “un enfoque más intelectual y creativo y menos logístico y tecnológico”, en palabras de Velasco.

La revolución de la tecnología también ha alcanzado a los medios y su público. De acuerdo a Velasco, hoy hay más lectores en los medios digitales que en los impresos y, a pesar de eso, la publicidad se resiste a este cambio. “A las marcas les está costando la transición digital. Todavía la publicidad en papel genera 3 veces más que la publicidad online”, expresó.

El dircom ante las nuevas realidades

En la jornada se ha destacado la importancia de la cercanía cada vez más estrecha entre director de Comunicación y el presidente de la compañía. Según Velasco, la gente espera que “los líderes deben estar al servicio de la organización, tienen que dejarse ver, deben establecer relatos coherentes, sencillos y con sentido, y tienen que pasar a la acción”.

De este modo, Velasco realizó algunas recomendaciones a los directores de comunicación que se resumen en: fomentar la transparencia para generar una cultura de escucha en las organizaciones; establecerse como “el pepito grillo” para alertar sobre las actuaciones de las empresas ante las nuevas realidades; producir contenidos rigurosos, útiles y profundos “en la medida de los posible”;  cuidar la coherencia entre el storytelling y el storydoing, y alentar la realización de los informes integrados que incluyan las estrategias y los riesgos.

Finalmente, Velasco ha señalado que es recomendable no bloquear el uso de las redes sociales en el trabajo y, en cambio, enseñar su uso correcto a los empleados, ya que esto –según su opinión– puede generar beneficios a la empresa; acompañar a los medios en su proceso de transformación tecnológica; formar portavoces auténticos, y dar coaching a otros profesionales de la comunicación.