Calidad Pascual certifica todas sus granjas con el sello de bienestar animal de AENOR | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Gobernanza
Grupos de interés:
 Grandes empresas,  Proveedores y Consultores
Sectores:
 Alimentación y Bebidas,  Distribución y Gran Consumo

Calidad Pascual certifica todas sus granjas con el sello de bienestar animal de AENOR

25-06-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

Calidad Pascual ha conseguido el certificado Bienestar Animal AENOR Conform en sus 348 granjas proveedoras de leche. Se convierte, así, en el único gran fabricante con todas sus granjas certificadas. De esta manera, en la actualidad, el 100% de la Leche Pascual es de Bienestar Animal.
 
En un acto celebrado en la granja Fuentespina (Burgos), Calidad Pascual y sus ganaderos han recibido por parte de AENOR esta distinción que reconoce uno de los valores diferenciales de la compañía: las buenas prácticas en relación a su trabajo en el campo. Un primer eslabón de la cadena de valor que condiciona el buen hacer y los estándares de calidad del resto de la cadena.
 
Este certificado acredita que las granjas proveedoras de leche a Pascual cumplen con los requisitos del modelo AENOR de Bienestar Animal, desarrollado junto al Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) y basado en el referencial europeo Welfare Quality, el estándar utilizado para hacer las evaluaciones en granja. En síntesis, este modelo de acreditación pionero en Europa tiene en cuenta diferentes parámetros agrupados en 4 principios básicos: buena alimentación, buen alojamiento, buen estado de salud y comportamiento apropiado para las necesidades de la especie. Demuestra, por tanto, la preocupación de la empresa por el cuidado de los animales como pilar básico de su cadena de valor.
 
El acto, titulado “Bienestar Animal y calidad, el binomio de la mejor leche”, ha contado con la presencia de la consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos; la subdirectora General de Productos Ganaderos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, María Josefa Lueso; la alcaldesa de Aranda de Duero, Raquel González; y el director de Operaciones de Conformidad de AENOR, Javier Muñoz. Calidad Pascual ha estado representado por su presidente Tomás Pascual, y su CEO-director general Ejecutivo, José Luis Saiz.
 
La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, ha destacado que “Calidad Pascual trabaja por y para el consumidor, teniendo en cuenta al ganadero, al productor y a los animales. Así, como empresa visionaria, cierra el círculo con un certificado que va más allá de las exigencias del mercado”. De esta manera, “todos los eslabones de la cadena de valor están satisfechos y trabajan conjuntamente”.
 
Por su parte, la subdirectora General de Productos Ganaderos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, María Josefa Lueso, ha apuntado que “el Bienestar Animal es un valor diferencial y un pilar clave de la producción ganadera para garantizar la seguridad de la cadena alimentaria, tal y como lo expresa la Política Agrícola Común (PAC)”.

Javier Muñoz, director de Operaciones de Conformidad de AENOR, ha señalado que “la certificación de Bienestar Animal a Calidad Pascual demuestra que esta compañía, una vez más, apuesta por diferenciar sus productos a través de sus cualidades. La compañía se ha sometido voluntariamente al examen de un tercero independiente, reconocido por los consumidores, para expresar públicamente un compromiso firme a largo plazo con las buenas prácticas ganaderas, en sintonía con los actuales valores de la sociedad”.

 

RSC desde los inicios

Tomás Pascual Sanz fundó Leche Pascual en 1969. Fue pionero en introducir en España durante los años 70 la uperisación de la leche y el envasado en brik. También en los años 80, la compañía lanzó las primeras leches desnatadas y semidesnatadas del mercado. Su obsesión por la calidad le llevó a ser el líder del mercado lácteo en España.

Hoy en día, Pascual está presente en más de 10 millones de hogares y su objetivo es volver a ser el referente lácteo. Pero el consumidor ha cambiado y en la actualidad su preocupación por el bienestar animal está en auge tanto en el mercado lácteo como en el resto de la alimentación. Según el último Eurobarómetro sobre protección animal, el 94 % de los españoles cree importante el bienestar de los animales de granja.
 
“Las empresas nos adaptamos al estilo de vida de las personas. Pero esto no es nuevo en Pascual. Mi padre decía que nosotros no queremos leche. Resulta llamativo así dicho. Y es que nosotros no hacemos la leche, la leche la hacen nuestras vacas. Nuestro objetivo es dar lo mejor en cada parte del proceso, para garantizar que llega la mejor de nuestra leche a tu casa. Mi padre fue consciente desde los inicios en los 70 que las estructuras productivas del sector primario debían ser socialmente viables y económicamente rentables, a la vez que respetuosas con el bienestar animal y el medioambiente. Abrió el camino con la calidad como máximo estandarte y hoy mantenemos el mismo espíritu”, ha explicado Tomás Pascual, presidente de Calidad Pascual.  "En el siglo XXI las simples promesas no valen, queremos ser transparentes con nuestros consumidores”, ha rematado. 

 

Relanzamiento de la marca

La consecución de esta certificación se enmarca dentro del relanzamiento de la marca insignia de la compañía, con casi 50 años de historia. Su nuevo posicionamiento, ‘Dar lo mejor’, refleja una forma de trabajo enfocada a obtener la máxima calidad desde el origen, con un nuevo diseño y mejoras en el envase fruto de la escucha activa que hace a sus consumidores.
 
La compañía ha situado la política activa de bienestar animal  como uno de sus pilares estratégicos, al considerarlo indispensable para completar una oferta diferencial en toda la cadena láctea de valor. Asimismmo, los elementos diferenciales del grupo incluyen la eficiencia productiva de las granjas, la segmentación y especialización de los productos para optimizar sus cualidades saludables, nutricionales y de sabor, y fomentar la investigación y divulgación sociales de los beneficios de la ingesta de lácteos en la dieta.
 

Reflexionando sobre el valor del campo

Durante la jornada se ha celebrado una mesa redonda sobre el valor del campo y el bienestar animal donde han participado Olga Minguez, jefa de Servicio de Sanidad Animal  de la Junta de Castilla y León; Joaquín Lorenzo, director de Compras Agro de Calidad Pascual; Juan José Badiola, presidente del Consejo General de Colegios Veterinarios, David Verano, director de Industria Agroalimentaria y Distribución de AENOR; e Inocencio Barez, ganadero.
 
Olga Mínguez, ha señalado que, más allá de las distintas competencias que desarrolle cada una, “todas las administraciones deben caminar de la mano y estar comprometidas con el bienestar animal, que es lo que más valora el consumidor final”.
 
Por su parte, Joaquín Lorenzo ha explicado que “la búsqueda de eficiencia productiva mejora las expectativas y la competitividad de las 348 granjas productoras de Calidad Pascual, tiende a cualificar su producción y mejora sus expectativas a medio y largo plazo. El futuro sectorial pasa por una oferta de leche líquida más segmentada hacia los nuevos gustos y necesidades nutricionales de los ciudadanos, y por una más amplia oferta de derivados lácteos. La Unión Europea destaca en sus previsiones sectoriales hasta 2030 el previsible desarrollo de las exportaciones y apertura de nuevos mercados lácteos, y la calidad y cualificación son las mejores herramientas para ir tomando posiciones en ese nuevo escenario internacional”.
 
Según ha apuntado Badiola, “Calidad Pascual siempre ha apostado por la seguridad y la calidad del producto, y es por ello que con esta certificación se ha adelantado y posicionado por delante de otras compañías”. Hoy día el consumidor valora y demanda el cuidado de los animales, por lo que “en un futuro habrá consumidores que no quieran comprar una leche que no cuente con esta certificación”.
 
Para David Verano, director de Industria Agroalimentaria y Distribución de AENOR, “esta certificación aporta confianza al consumidor y a la sociedad y responde a una clara tendencia del sector. La competitividad del sector ganadero en Europa pasa ineludiblemente por políticas de calidad que diferencien el producto”. En este sentido, el ganadero Inocencio Barez ha considerado “esencial tener este certificado como valor añadido para los ganaderos, ya que garantiza que los animales disponen de las mejores condiciones de salud, alimentación y alojamiento”.