La tecnología como instrumento para mejorar la vida de los refugiados | Corresponsables.com España

La tecnología como instrumento para mejorar la vida de los refugiados

20-06-2017
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

En Vodafone estamos convencidos de que la tecnología es un motor de progreso y por ello creemos que puede ser un instrumento clave para contribuir a la mejora de las condiciones de vida de los más desfavorecidos. Así, dotar a regiones en vías de desarrollo de infraestructuras adecuadas que les permitan acceder a servicios básicos es fundamental para su crecimiento como sociedad.

Entre estos servicios se encuentra uno de los derechos más universales: la educación, que constituye un elemento imprescindible en la lucha contra la pobreza. Por desgracia, existe todavía una elevada población mundial que carece de acceso a la misma. Una parte de estas personas se encuentran en los campos de refugiados que acogen a los desplazados por diversos motivos en diferentes regiones del mundo.     

En la actualidad hay unos 65 millones de refugiados en todo el mundo, de los cuales, aproximadamente la mitad son menores de edad. Si tenemos en cuenta que la estancia media en uno de estos campos es de casi 20 años, nos encontramos con que una persona puede vivir toda su infancia y adolescencia en un campo de refugiados, con la consiguiente limitación en el acceso a la educación.     

Por este motivo, la Vodafone y su Fundación colaboran desde 2013 con ACNUR en varios campos de refugiados en África, con el objetivo de ayudar a tener acceso a un sistema educativo a aquellos que se han visto obligados a abandonar sus hogares. La principal cuestión que abordamos al emprender esta colaboración fue cómo se podía aprovechar la tecnología móvil para mejorar la calidad de la educación en los campos de refugiados. Así surgió el Programa Vodafone Instant Network Schools, dirigido tanto a estudiantes como a profesores en campos de refugiados ubicados en países donde opera Vodafone, proporciona acceso a la tecnología, a Internet y a contenidos educativos digitales que sirven a los estudiantes como vehículo de aprendizaje y ejercen de motor para el cambio dentro de los campos.

En este tiempo, el programa se ha extendido, siempre en colaboración con ACNUR, en diversos campos de refugiados, desde la primera escuela puesta en marcha en Dadaab (Kenia), el campo de refugiados más grande del mundo, con 13 aulas ubicadas en 6 Escuelas de Primaria, 3 Escuelas de Secundaria y 4 Centros de Formación Profesional, hasta el día de hoy.  En la actualidad, hay un total de 31 Vodafone Instant Network Schools funcionando en siete campos de refugiados en Kenia, Tanzania, Sudán del Sur y República Democrática del Congo (RDC).

Gracias a estas escuelas, cada mes pueden estudiar y aprender 43.000 alumnos refugiados, al mismo tiempo que 600 maestros se benefician de la tecnología que Vodafone pone a su alcance para impartir las clases, y está previsto disponer de 40 escuelas con 60.000 alumnos al mes para finales de 2018. Para esa fecha, tanto Vodafone como su Fundación habrán invertido más de 10 millones de dólares en el programa, entre dotaciones económicas, equipos de red y soporte técnico. De esta forma, dotando a los campos de refugiados con conexión 3G, tablets, portátiles y proyectores, entre otros dispositivos, se consigue mejorar de forma sustancial la educación y, por extensión, la calidad de vida de aquellos que más lo necesitan. Por ello, es tan encomiable el trabajo de organizaciones como ACNUR que, bajo el paraguas de Naciones Unidas, vela por el bienestar de los más desfavorecidos, en este caso las víctimas de los distintos conflictos que, por desgracia, asolan a determinados países.

Para Vodafone es un honor poder colaborar con ACNUR en un programa que tiene como objetivo acercar el conocimiento y la tecnología a los más necesitados, ratificando nuestro compromiso con aquellos programas solidarios en los que podamos contribuir de una forma eficaz.