Heineken define sus objetivos 2030 para proteger las fuentes de agua | Corresponsables.com España

Heineken define sus objetivos 2030 para proteger las fuentes de agua

22-03-2019
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

HEINEKEN ha presentado su nueva hoja de ruta global para la protección de las fuentes de agua de cara a 2030, destacando los proyectos de compensación hídrica Doñana, Cañaveral y Olivo, desarrollados en España, como casos de éxito a nivel mundial. Esta visión, alineada con el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 6 de las Naciones Unidas, define los próximos pasos de su compromiso con uno de los desafíos más importantes para nuestra sociedad ya que, según la FAO, dos tercios de la población mundial podrían vivir en condiciones de estrés hídrico en 2025.

Tal y como afirma Mauricio Domínguez Adame, director de Responsabilidad Social de HEINEKEN España: “Nuestro compromiso con la protección de las fuentes de agua siempre ha ido más allá. El agua es fundamental para HEINEKEN en todos los lugares donde operamos. La cerveza es 95% agua y, sin el agua, no podríamos cultivar cebada y lúpulo ni elaborar cerveza. Por eso en HEINEKEN estamos convencidos de que no es suficiente concentrar nuestros esfuerzos en reducir el consumo de agua, especialmente en comunidades como Andalucía, una de las regiones europeas que sufren mayor estrés hídrico. Como compañía, sabemos que debemos compensar al medio y hacer que nuestra actividad no ejerza efectos negativos sobre el ciclo del agua. Convertirnos en una fuente de inspiración para otras empresas y para la sociedad, garantizando el progreso de las comunidades en las que operamos”.

Los objetivos del programa ‘Every Drop’ para 2030 plantean un reto en el que HEINEKEN España comenzó a trabajar hace años: alcanzar el balance hídrico neutro y devolver al medio cada gota de agua utilizada en la elaboración de sus cervezas. En 2018, la compañía ha elaborado más de 5 millones de hectólitros de cerveza, logrando un balance hídrico positivo y compensando al medio con más de 1.000 millones de litros de agua con el Proyecto Doñana, acreditados por el Centro Andaluz del Medio Ambiente de la Universidad de Granada. Supera así los objetivos previstos para esta región del programa de compensación hídrica Water Balancing, que finalizará su primera etapa en 2020.A ello hay que sumar las actuaciones en las que actualmente trabaja con el proyecto Olivo, con el que la compañía aspira a incrementar aún más esta cantidad para devolver al entorno 1.700 millones de litros de agua al año.

Esta experiencia previa y el enfoque multi-local de la compañía, que se enriquece con una forma de trabajar propia en cada mercado, le ha llevado a enfrentar este desafío teniendo en cuenta el contexto de cada cuenca de agua para priorizar en función de sus necesidades. Para ello, HEINEKEN ha desarrollado una fórmula que comprende tres áreas de actuación clave en cada mercado, que deben considerarse de manera integral con el objetivo de tener el mayor impacto en la salud de la cuenca y las comunidades que la rodean. La fórmula, denominada HEINEKEN Water Triangle, contempla tres aspectos clave: gestión, eficiencia y circularidad del agua.